Tatin de calabaza, queso cremoso y nueces

  • Tiempo
    50 min
  • Raciones
    4 personas
  • Dificultad
    Mediana
  • Valoración

Ingredientes

  • 500 g de calabaza limpia y cortada a dados
  • 200 g de queso cremoso tipo brie
  • 50 g de nueces Borges
  • Una rama de tomillo fresco

Para la masa:

  • 150 g de harina
  • 75 g de mantequilla
  • Una yema de huevo
  • Una pizca de sal

Imprimir

¡Nada mejor que tener la receta en tu cocina para empezar!

Paso a paso

  1. Paso 1

    Empezamos por la masa. Pellizcamos la mantequilla con la harina hasta que cambie de color y ya no se vea la mantequilla. Tiene que quedar con textura de arena. Es mejor hacer la masa con la mantequilla fría, cortada a daditos, porque si está a temperatura ambiente saca mucha grasa. Añadimos la pizca de sal y la yema de huevo. Amasamos hasta conseguir una masa lisa. La envolvemos en plástico film y la guardamos en la nevera durante una hora.

    Mientras, salteamos la calabaza en una sartén con un chorro generoso de aceite durante unos cinco minutos. Tiene que quedar tostada y seca. Lo ideal es usar una sartén que pueda ir directamente al horno. Apretamos bien la calabaza cocida, distribuimos el queso para que haya por toda la Tatin y también las nueces. Cubrimos con la masa estirada e introducimos en el horno a 180 ºC durante una media hora. Desmoldamos en caliente y servimos inmediatamente.

  2. Consejos:

    • La calabaza ideal para cocinar este plato es la del tipo violín. En inglés distinguen entre pumpkin y squash. La Tatin se elabora con squash.
    • Para acortar el tiempo podemos comprar una masa brisa o un hojaldre ya hechos, que en los supermercados hay muy buenos.
    • El queso cremoso que mejor le va es el brie, aunque también le queda bien una mozzarella.

Deja un comentario