Lasaña de atún

  • Tiempo
    50 min
  • Raciones
    4 personas
  • Dificultad
    Mediana
  • Valoración

Ingredientes

  • 16 placas de lasaña
  • 400 g de atún en aceite
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín
  • 200 g de champiñones
  • 500 g de tomate frito
  • Aceite de oliva virgen extra Borges

Para la bechamel

  • 40 g de harina
  • 500 ml de leche o bebida de nuez Borges
  • 80 g de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • 100 g de queso emmental para gratinar

Imprimir

¡Nada mejor que tener la receta en tu cocina para empezar!

Paso a paso

  1. Paso 1

    Picamos la cebolla y la sofreímos a fuego lento durante unos diez minutos, añadimos los ajos picados y cocemos un par de minutos. Añadimos el calabacín a daditos junto los champiñones cortados. Cocemos el conjunto a fuego medio hasta que los champiñones pierdan el agua. Incorporamos el tomate frito y cocemos el conjunto unos tres minutos para amalgamar los ingredientes. Escurrimos bien el atún de su aceite y lo añadimos a la salsa de tomate y verdura. Ya tendremos nuestro relleno listo. Hervimos las placas de lasaña siguiendo las indicaciones de cocción del paquete.

    Para la bechamel:
    En un cazo ponemos mantequilla y, cuando se derrita, añadimos la harina y dejamos cocer unos cinco minutos el conjunto. Empezamos a añadir la bebida de nuez (o la leche, en su defecto) tibia a la vez que vamos removiendo y salpimentamos. Cocemos hasta espesar. Tardará unos minutos.

    Montamos la lasaña en una bandeja que pueda ir al horno. Ponemos una capa de bechamel en la base, una capa de placas de lasaña, encima extendemos nuestro relleno de verduras con el tomate y el atún, ponemos otra capa de placas de lasaña y repetimos la operación hasta que se acaben las placas y el relleno, y cubrimos todo con bechamel. Horneamos la lasaña unos 180º C durante unos 30 minutos. Podemos espolvorear queso rallado y gratinar.

  2. Consejos:

    • En los supermercados encontramos placas de lasaña precocida que no necesita cocción, sino que simplemente se hidrata con agua hirviendo, durante unos minutos.
    • Es un plato laborioso, pero en ningún caso es difícil, y, si nos aficionamos a elaborar esta magnífica salsa de tomate con verduras, tenemos una salsa base para cualquier pasta, arroz o para acompañar pescados o carnes a la plancha.
    • Puedes sustituir los calabacines por otras verduras que tengas a mano, como berenjenas, zanahorias o espárragos verdes.

Deja un comentario