Vinagre antes que aceite al aliñar

Sal, vinagre y aceite. Los tres protagonistas de un aliño básico en cualquier ensalada. La calidad y la cantidad de cada uno de ellos, así como el momento en el que se añaden, influirán en el éxito o fracaso de este plato. Y es que, a la hora de aliñar, el orden de los factores sí altera el producto.

Sal o vinagre primero.
Esencial. Pero, ¿en qué orden? Aquí, los expertos, no se ponen de acuerdo. Unos defienden la incorporación de la sal en primerísimo lugar y otros argumentan que al ser ésta sólida y soluble mejor añadirla tras el vinagre para que se disuelva en él. En cualquier caso, usa los dos ingredientes con precaución. Nada más desagradable que una ensalada salada, demasiado acida o muy fuerte de sabor.

Si no eres muy amante del vinagre seguro que has probado el vinagre balsámico de Módena, más suave y menos ácido que el vinagre de vino. Pero igual no sabes que hay muchas más alternativas, como nuestro vinagre de vino de cava, de sidra o de miel. Seguro que si los pruebas encuentras el que más te gusta.

El aceite de oliva al final. Todo el mundo de acuerdo. Una de las características del ‘oro líquido’ es su alta densidad que hará de unión o casará los tres ingredientes. Si añades el aceite al principio creará una capa alrededor de los alimentos que impedirá la absorción de la sal y el vinagre, impidiendo que se mezclen bien y, por ende, que su sabor se noten en nuestro paladar.

Recomendación final: si has escogido los tres productos con cariño y los has incorporado a la ensalada cuanto tocaban no olvides consumirla de inmediato o tu ensalada perfecta no será tal. El aliño potencia el deterioro de las verduras. ¿Lo sabías?

Para evitarlo: ten preparado el aliño en algún otro recipiente y viértelo cuando vayas a comértela. Mezcla primero el vinagre con la sal y, cuando esté todo disuelto, agrega el aceite. Elabora una vinagreta básica a base de cuatro partes de aceite por cada una de vinagre (tres partes de aceite si el vinagre no es especialmente fuerte) y sal.

Si vas a compartir la ensalada y no te pones de acuerdo con los comensales, deja los tres aliños en la mesa y que cada uno añada sabor al gusto. O prueba alguna de las cuatro vinagretas Borges (de Módena, de frutos secos, de mostaza y de soja), especiales e ideales para las ensaladas.

Deja una respuesta

Entradas relacionadas

Borges - vinagre de Modena
Blog Sabor y Salud

Cómo caramelizar verduras con vinagre de Módena

Leer más

Chips vegetales, el aperitivo de moda

Leer más

Batidos sabrosos con… ¡leche de almendras!

Leer más