Sofrito siempre a mano

Un truco que te permitirá ahorrar tiempo en la cocina. Cuando prepares un sofrito como base de cualquier guiso, no escatimes en cantidad y retira parte antes de continuar con la receta. Deja que enfríe, repártelo en una cubitera (¡con tapa!) y a congelar. Tendrás sofrito siempre a mano en pequeñas raciones.

Deja una respuesta

Entradas relacionadas

Batidos sabrosos con… ¡leche de almendras!

Leer más

Disfrutar del sol saludablemente

Leer más