Tres recetas de hamburguesa… ¡sin carne!

¿Quién dijo que una hamburguesa solo puede ser de carne? Si eres un cocinillas interesado en las alternativas saludables, aquí te traemos tres recetas para chuparse los dedos: dos, cien por cien vegetales, y una de pescado.

Hamburguesa de lentejas

Sí, sí, lo que lees. Las legumbres son una alternativa estupenda como base de una hamburguesa vegetal: garbanzos, alubias o lentejas, como en esta propuesta para la que necesitarás 300 g de lentejas, 50 g de harina (si es integral, mejor que mejor), una cebolla, dos dientes de ajo, sal, pimienta, perejil fresco, comino molido y aceite de oliva virgen extra. En primer lugar, ponemos las lentejas en remojo y las dejamos empapándose durante cinco horas. A continuación, las cocemos en agua y sal hasta que estén tiernas, las escurrimos y dejamos que se sequen.

Cuando ya estén secas, las ponemos en un bol grande, las aplastamos con un tenedor e incorporamos la cebolla, el perejil y el ajo, todo muy picado. Salpimentamos esta mezcla y la especiamos con comino al gusto. Seguidamente incorporamos la harina y removemos bien. Dejamos que repose durante 15 minutos y ya tendremos lista la masa para dar forma a las hamburguesas y freírlas. Puedes sustituir el comino por cúrcuma para darles un toque diferente.

Hamburguesa de arroz, espinacas y frutos secos

200 g de arroz cocido, 100 g de espinacas cocidas, un puñadito de nueces peladas y otro de avellanas, un diente de ajo, una cebolleta, salsa de soja, pan rallado, orégano y aceite de oliva virgen extra. Mezclamos las espinacas con la cebolleta picada, el diente de ajo picado y los frutos secos troceados. Incorporamos el arroz y continuamos mezclando. Para conseguir una mezcla bien sabrosa, añadimos algo de orégano y salsa de soja. Por último, incorporamos el pan rallado, poco a poco, hasta que observemos que la masa tiene la consistencia deseada, esto es, suficientemente espesa como para que no se deshaga al freír. Para sumar jugosidad, podemos añadirle un huevo.

Hamburguesa de salmón

Legumbres, cereales y, por qué no, pescado. Hemos escogido el salmón por su potencia en sabor y su personalidad, pero puedes utilizar otros pescados como, por ejemplo, la merluza. Necesitarás: 500 g de salmón fresco (para esta receta lo mejor es utilizar filetes, pues no tienen espina), una cebolleta, eneldo fresco, pimienta negra, sal, pan rallado y aceite de oliva virgen extra. Es importante quitar la piel al salmón y comprobar que no le queda absolutamente ninguna espina. Una vez limpio, comenzamos a picarlo con un cuchillo grande y bien afilado. Añadimos la cebolleta y el eneldo bien picado, un par de puñados de pan rallado y salpimentamos. Removemos bien y la mezcla estará lista para darle forma de hamburguesa.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Borges - menu cap dany

Menú de fin de año light

Leer más

Alimentación para adolescentes en 5 claves

Leer más

Tres recetas para que los adolescentes se diviertan cocinando

Leer más