Vinagre de Módena… ¡para tus postres!

Borges - Postres

Una buena idea para utilizar el vinagre de Módena en los postres es elaborar una deliciosa compota con frutas de temporada. Esto nos permitirá aprovechar la fruta al máximo y evitar que se eche a perder, además de personalizar nuestros postres cuanto nos apetezca.

Solo tienes que lavar y trocear las frutas —las fresas suelen ser las reinas, pero puedes probar con higos, melocotón, manzana, pera, naranja…—, ponerlas en una sartén a fuego lento e ir añadiendo chorritos de vinagre balsámico progresivamente, sin dejar de remover (calcula aproximadamente una cucharada sopera de balsámico para cada 150 g de fruta). Luego incorpora agua caliente hasta cubrir la fruta, añade una cucharada de azúcar y, sin dejar de remover, cocina a fuego lento, asegurándote siempre de que la mezcla no se pegue.

¡Tu compota está lista! Ya la puedes integrar a tus postres de las más diversas maneras. Será perfecta para cubrir un brownie o una tarta de queso, un crumble, un apfelstrudel o una flamante apple pie. También puede ser el relleno de un sencillo bizcocho o acompañar una manzana al horno, o te la puedes comer sola con un toque de canela y un poco de queso fresco.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Cocina Mediteránea

Tres ensaladas de pasta originales, sanas y… ¡sabrosas!

Leer más
Cocina Mediteránea

10 trucos para preparar una bechamel alternativa

Leer más
Productos Mediterráneos

Frutas deshidratadas, pequeñas dosis con grandes beneficios

Leer más