Aliños para dar una nueva dimensión a tus ensaladas

Aliñar las ensaladas solo con aceite de oliva, vinagre y sal está fuera de onda. Esta clásica combinación ha evolucionado hacia un abanico de posibilidades que convierte cada ensalada en algo único, con matices —exótico, mediterráneo, dulce, potente— con los que jugar libremente.

Atrévete a convertir tu cocina en un laboratorio de pruebas y sal de la monotonía a golpe de guindilla, pimienta, romero o albahaca. Aprende a dar con la mejor variedad de aceite de oliva, según la ensalada que vayas a combinar, y prepara aceites aromatizados o vinagretas para dar un giro a tus recetas más frescas. ¿Cómo? Te ofrecemos algunas claves.

A cada ensalada su aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra es un tesoro gastronómico que alcanza su máxima expresión en crudo. Si el tema va de ensaladas, es un compañero perfecto en sí mismo, sin disfraces ni máscaras. Y aunque puede parecer que hablar de variedades sea rizar el rizo, te aseguramos que estos consejos prácticos no son cosa de sibaritas. La verdad es que cada variedad de aceituna registra unos matices diferentes y la clave es encontrar su perfecta armonía con los alimentos que acompaña. Por ejemplo, si vamos a preparar una ensalada de brotes tiernos y diferentes lechugas, con hortalizas y mucha huerta, la variedad picual es la más apropiada, por sus tonos amargos y herbáceos; si, por el contrario, hemos combinado aguacate, queso, pasas, entonces nuestra mejor opción será la hojiblanca, con cierto sabor a frutos secos, y si somos de combinar fruta fresca, sin duda debemos elegir la arbequina, con su cariñoso toque dulce. Prueba y verás.

¿Aromatizamos?

Aprobado el capítulo de variedades, vamos a dar un paso más y a lanzarnos a aromatizarlos. Basta con llenar un frasco de cuello ancho con aceite de oliva virgen extra y aquellos ingredientes con que queramos aromatizarlo: corteza de limón, albahaca, pimientas, jengibre, ajo, guindilla… Dejamos reposar unas semanas, filtramos y listo. Si no tienes tiempo que perder, siempre podrás optar por alguno de los diferentes aceites aromáticos Borges, como el de aceituna negra, perfecto para una ensalada de tomate y queso fresco, o de soja y jengibre, para ensaladas con pulpo o gambas.

Vinagretas para todos los gustos

Decíamos que la clásica combinación aceite de oliva, vinagre y sal estaba fuera de onda, y es que ahora lo que se lleva es la vinagreta. En vez de echar el aceite por separado y directamente sobre la ensalada, preparamos el aliño aparte, sazonando, especiando y combinando al gusto: aceite de oliva, vinagre balsámico de Módena y una cucharadita de mostaza en grano, o con pimienta y orégano, albahaca y limón…

Si la imaginación y la química no es lo tuyo, o te falta tiempo, también puedes optar por vinagretas preparadas, como las Delissimo’s de Borges, con sugerentes mezclas como aceitunas, tomate, orégano y vinagre, perfecta para una receta mediterránea; o de soja, vinagre de Módena y miel, si buscas un punto más oriental, o incluso con un fresco toque de limón.

Deja una respuesta

Entradas relacionadas

Borges - Nueces Pizarro

¿Cuáles son los alimentos de otoño?

Leer más
Borges - Bebida de nuez

¿Por qué tomar bebida de nuez?

Leer más
Borges - cebolla caramelizada con vinagre balsámico de Módena

Cebolla caramelizada… ¡con vinagre de Módena!

Leer más