Cuatro meriendas con bebida de nuez

Borges - meriendas con bebida de nuez

Con la bebida vegetal de nuez se puede hacer de todo. Como lo oyes: DE-TO-DO. Es tan delicada, tan absolutamente arrebatadora… que entran ganas de tomarla a todas horas. Pues dicho y hecho. Aquí te damos algunas ideas para que la tomes más allá del café y te marques unas meriendas con bebida de nuez que causen furor entre tus allegados. Cuidado: ¡seguro que te van a copiar!

Batido con bebida de nuez y chocolate. 

Mezcla en un vaso alto bebida de nuez bien fría con una bola de helado de chocolate. Bátelo todo junto, ¡y listos! ¿Quién dijo que ser feliz era complicado? Lo puedes decorar con unas hojas de menta o adornar con unas rodajas de plátano. ¡Esto sí que es #foodporn!

Bebida de nuez con cacao en polvo y canela. 

¿Harto de las meriendas y los desayunos de siempre? ¿Aburrido del clásico café con leche? Prueba a prepararte una bebida deliciosa, que puedes tomar caliente o fría, a base de bebida de nuez, un par de cucharadas de cacao en polvo (sin azúcar) y una pizca de canela. Si quieres darle un punto dulce, añade una cucharada de miel o de sirope de agave. ¡Y puedes mojar unas galletas, claro!

Smoothie de manzana, plátano, avena y chía. 

Solo necesitas un plátano, una manzana, 30 g de copos de avena y una cucharadita de semillas de chía. Vierte los ingredientes en un vaso, rellena con bebida de nuez y bátelo todo junto. No hay nadie (repetimos: nadie) a quien no le guste esta maravilla de la naturaleza.

Leche merengada. 

Paradojas de la vida… La bebida de nuez puede ser ideal, sin ser leche, para preparar un postre que precisamente tiene como base la leche de vaca. Y es que, ¿a quién no le entusiasma la leche merengada? ¿Quién no daría su reino por ese postre fresquito con un ligero toque de canela? Solo necesitas un litro de bebida de nuez, una ramita de canela, 100 g de azúcar, tres claras de huevo y canela en polvo. Mezcla la bebida de nuez con la ramita de canela y la mitad del azúcar y tritura bien en la batidora. Congela la mezcla en cubiteras de hielo.

Para el merengue, monta las claras a punto de nieve y añádeles el azúcar cuando ya estén montadas. A continuación, desmolda los cubitos, tritura con la batidora y añade el merengue. Sirve en vasos altos con una cucharada de canela.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Cocina Mediteránea

Cómo hacer que el cuscús quede en su punto

Leer más
Blog Sabor y Salud

Aceite virgen extra, una arma infalible contra la diabetes

Leer más
Blog Sabor y Salud

¿De dónde vienen las nueces?

Leer más