¿Quieres hacer la mejor barbacoa y no sabes cómo empezar?

Llega el buen tiempo y, con él, las barbacoas. Cualquier momento es bueno para salir al sol, ya sea de un jardín, una terraza o un balconcito, encender las brasas y experimentar con la parrilla. Pero no hay que olvidar que las barbacoas son mucho más que deliciosas carnes. Pueden ser lo que nosotros queramos, solo hay que echarle imaginación y poner en práctica estas ideas.

– Un entrante increíble para ir abriendo boca es el Camembert a la parrilla. Basta con hacer un corte en el queso, que mantendremos en su caja de madera, y condimentarlo con aceite de oliva virgen extra, láminas de tomates secos y especias al gusto. Dispondremos la caja directamente sobre la parrilla de la barbacoa, dando vueltas regularmente para que no se queme. Se sirve junto a unos frutos secos y unas finas rebanadas de pan tostadas en la misma barbacoa.

– Incorpora las hamburguesas a tu compra. Frecuentemente las excluimos de nuestras parrillas, pese a que es una carne que gusta a todo el mundo y que no puede estar mejor cuando se presenta ligeramente crujiente por fuera y tiernísima por dentro. Si incorporamos además pan para burgers, tostado en la barbacoa, vamos a triunfar de lo lindo.

– Experimenta con las salsas. Más allá de la clásica salsa barbacoa y el socorrido alioli, podemos elaborar todo tipo de salsas: chimichurri, mostaza y miel… Las cremas balsámicas son también excelentes para aderezar las carnes: de manzana, frambuesa, Módena o Pedro Ximénez, bastará un toque en nuestras costillas para darles un sabor inconfundible.

– Si vamos justos de tiempo (y espacio) y asar una guarnición a base de verduras, tomates o patatas va a ser misión imposible, una buena idea es presentar las verduritas crudas, como acompañamiento. Visten mucho, son muy saludables y contribuirán a compensar las calorías de las carnes.

– Un truco para que nuestras carnes queden perfectas es sacarlas de la nevera un par de horas antes de asarlas para que estén a temperatura ambiente. Colocar unas especias como tomillo y romero en los laterales de la barbacoa para aromatizar es también una buena idea. Por último, no hay que olvidar que es preferible utilizar sal gorda y añadirla al final, en el momento en que retiremos la carne.

Marinar la carne el día anterior es siempre una buena opción, pues adquirirá un sabor intenso inconfundible. El lomo marinado en una salsa de balsámico, limón y soja es una delicia, lo mismo que el pollo con una salsa de crema balsámica de Pedro Ximénez y aceite de oliva virgen extra.

– Los postres también pueden elaborarse a la barbacoa. ¿Una idea? Plátanos a la Nutella, toda una tentación dulce capaz de provocar desmayos. Corta los plátanos por la mitad, unta un poco de Nutella… ¡y al fuego! Son un escándalo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Blog Sabor y Salud

Aceite virgen extra, una arma infalible contra la diabetes

Leer más
Borges - Crema de cacao y avellanas casera
Blog Sabor y Salud

Crema de cacao y avellanas hecha en casa

Leer más
Cocina Mediteránea

Propiedades del vinagre balsámico que quizás no sabías

Leer más