¿Quieres que los peques se acostumbren a comer frutos secos?

Borges - fruits secs

¿Quién dijo que a los más pequeños de la casa no les gusta la ensalada? ¿Y que no disfrutan de lo lindo cocinando? ¿O que comer frutos secos no es un tentempié perfecto para ellos? Cocinar todos juntos no solo puede servir para pasar un momento divertidísimo en familia, sino que es una buena manera de enseñarles que una alimentación saludable no tiene por qué ser aburrida. ¿Cómo conseguir que olviden los helados, las chuches y las chocolatinas? Pues con estas cuatro recetas, dos de ellas en bol, que podrán cocinar ellos mismos y que además están buenísimas.

Ensalada de pasta con pollo, remolacha y zanahoria… ¡en tarro!
Cómo se van a quedar los peques cuando les cuentes que se puede cocinar en un tarro. Sí, sí, en un tarro. Para empezar, escoge una pasta divertida (¿y si vas con ellos al súper y dejas que elijan la que más les guste?), saltea unas pechugas de pollo, trocea la remolacha, corta las zanahorias en rodajas, añade unas semillas de sésamo y unas cuantas nueces y prepara un aliño con aceite de oliva virgen extra y unas gotitas de zumo de limón. Deja que sean ellos quienes expriman el limón: seguro que se lo pasan de lo lindo apretando y haciendo muecas monstruosas…

Y, por supuesto, deja también que ellos tapen el bote, lo agiten enérgicamente y lo guarden en la nevera. ¿Qué tal si les haces un Boomerang —una aplicación para hacer vídeos— mientras están manos a la obra? ¡Verás como os echáis unas risas! Puedes tunear la receta y elaborarla con pasta, quinua, cuscús… ¡Imaginación al poder!

Bol de yogur griego con almendras, cereales, virutas de chocolate negro y frambuesas.
En tarro, claro… Esta combinación no tiene ningún misterio, pero lo cierto es que es fácil enloquecer con esta untuosa mezcla de alimentos deliciosos. Empezad echando en un tarro un yogur griego —cremoso a más no poder; verás cuánto les gusta relamer los restos—, y añadid unas cuantas almendras (ralladas, si lo preferís) y un puñado de los cereales favoritos de los niños. Rematadlo con unas virutas de chocolate y algunas frambuesas, aunque puedes reemplazar estar por manzana, plátano, kiwi, fresas o cualquier fruta que haya en la nevera. ¿Qué tal unos albaricoques?

Bizcocho de galletas maría con nueces… ¡al microondas!
El guilty pleasure de la lista es una merienda que los volverá locos. Solo tenéis que introducir en un bol 55 g de harina normal, media cucharada de levadura, una cucharada de cacao en polvo, 30 ml de aceite de oliva virgen extra… y un puñado de nueces bien troceadas. Meted la taza en el microondas a temperatura alta y al cabo de cinco minutos tendréis vuestro flamante mug cake. Es importante que llenéis únicamente tres cuartas partes del recipiente, ya que la masa crecerá dentro el microondas y podría desbordarse. Avisa a los peques de que deben reservar un puñado de frutos secos para decorar. ¡Ñam!

Cóctel de frutos secos.
¿Tenéis comida familiar? ¿Un aperitivo con amigos en casa? ¿Vas como un torbellino preparándolo todo? Deja que los más pequeños se encarguen de uno de los snacks, sencillo a rabiar y delicioso. Tunead vuestro cóctel clásico de frutos secos con mantequilla, miel y una cucharadita de pimentón dulce. ¿Cómo? Derretid en un cazo la mantequilla y la miel, bañad los frutos secos en la mezcla y a continuación repartidlos, con una pizca de sal, sobre una bandeja de horno. Hornead durante 20 minutos y, sobre todo, ¡mucho cuidado! Están tan ricos que seguro que volarán antes de llegar a la mesa.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Cocina Mediteránea

Aceite aromático de naranja y cilantro

Leer más
Cocina Mediteránea

Cómo organizar una cata de aceite entre amigos

Leer más
Blog Sabor y Salud

Dime qué verduras cocinas y te diré qué aceite aromático utilizar

Leer más