Líbrate del sabor amargo de la berenjena

Corta las berenjenas en láminas gruesas, colócalas en un colador, espolvoréalas con sal y deja que reposen 30 minutos. Esto hará que suelten el jugo y pierdan, como consecuencia, su amargor. Ahora lávalas con agua fría, sécalas bien y las tendrás listas para cocinar. Si además de quitar su amargura quieres darles un extra de suavidad, sumérgelas en agua con sal y leche. Deja que reposen un par de horas, escúrrelas y sécalas con papel absorbente.

Deja una respuesta

Entradas relacionadas

Preservar alimentos con temperaturas altas

Leer más

Rebozados más sanos con avena y semillas

Leer más

¡A la rica proteína!

Leer más